La mujer no nace... ( y VI)

     Quienes leímos el libro, sin prisas, durante todo este tiempo, hemos llegado a una conclusión unánime: la fama no exagera un ápice el alcance de este libro. A pesar de que en algunos aspectos esté desfasado (no hay que olvidar que hace sesenta años que se escribió), en lo esencial tiene un valor atemporal. La exhaustividad del estudio es sorprendente, como lo es también la lucidez que muestra De Beauvoir en el análisis del tema que se propone. Como mujeres, algunas se han sentido muy identificadas con las palabras de la autora, y también acompañadas. Poner palabras a lo que se siente y se intuye, pero no se ha podido verbalizar; ahí reside la magia de este libro. A pesar de ser un ensayo, un libro de teoría, un producto puramente intelectual, aborda un tema que nos toca en lo cotidiano, y que por lo tanto no puede resultarnos ajeno. Eso hizo que quienes nos acompañaron en las tertulias, fuera de las páginas, también encontraran hueco. La relación entre mujeres y hombres en los distintos planos de la vida; la vivencia de nuestro propio devenir; la conciencia o inconciencia de nuestras propias inseguridades y miedos; la sexualidad; la percepción que tenemos de las personas que nos rodean; todo es fuente de conocimiento que podemos contrastar con lo que encontramos en Simone de Beauvoir. Y no es la obra definitiva; no quiero dejar de mencionar que el tema de la homosexualidad merece una revisión completa, porque permanece anclado en los postulados del psicoanálisis que han sido rebatidos en una abundante bibliografía posterior. Pero es necesaria (¡vuelvan al documental!).  

     En la última sesión mereció nuestra atención el tema de la prostitución, cuya hipótesis también es discutida; De Beauvoir consideraba que la prostitución terminaría cuando la mujer se liberara. Aquí hay dos consideraciones posibles: o la liberación de la mujer no ha comportado el fin de la prostitución, o bien todavía no se ha dado la liberación de la mujer. En cualquier caso, es un tema polémico incluso en el seno del  feminismo (digo incluso porque entiendo que es un colectivo comprometido y formado específicamente en el ámbito de las relaciones sociales desde la perspectiva de género). Si algo sacamos en claro de este punto, es que una hora y media no son suficientes para debatir sobre la prostitución (mucho menos como tema secundario de otro); es un apunte que dejo para pensar en las próximas lecturas…


     …Y se nos terminaron las lecturas que propusimos. Qué leer, decidir si hacer un parón de verano, propuestas y sugerencias varias…, todo eso, en la próxima reunión.

     Por si elegimos la playa, buen verano a todas y todos, virtuales y físicas compañías que nos han seguido hasta aquí. Gracias.

     Saludos sorores,
     G.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se me ponen los dientes largos. Me encantaría asistir a alguna de vuestras reuniones. ¡He visto a tu madre en las fotos!
Con respecto a la prostutución y su relación con la liberación de la mujer...Me parece que no se ha producido principalmente porque se trata de una forma de explotación económica en el marco de una sociedad patriarcal capitalista. Por supuesto que esto admite muchos matices, pero es mi opinión y supongo que la de muchas otras personas.
Un besazo.
Cande.

Círculo de Lectura dijo...

Tu precisión analítica vale oro, como lo demuestras con tu contundente presentación de la prostitución. Lástima del océano que nos separa... Estamos preparando una versión online a través de Facebook, y ahí no te escapas ;).

Sobre la prostitución, te recomiendo que le eches un vistazo a algo de postporno (por ejemplo, "Teoría King Kong", de Virginie Despentes); es una visión radicalmente distinta de algunos temas como éste, y creo que merecen ser tenidos en cuenta.

Espero que nos veamos pronto.
Besos,
G.

Calidoscopio literario. Calidoscopio de emociones.

Escuchar. Aprender a ver. Encontrar una voz. Escribir. "Aprender graba en nosotros los recuerdos. En la niñez, el aprendizaje ...