Sofía Petrovna, de Lidia Chukóvskaia

Condenado. A campos remotos. Diez años. 


Sofía Petrovna, directora de la oficina de mecanografía, encarna la fe ciega en el régimen soviético que sintieron muchos ciudadanos y ciudadanas. Fe que se ve comprometida cuando, a raíz de que su único hijo fuera acusado por el régimen, es interpelada por otra realidad a la que era ajena y que se revela como esperpéntica. 
Le daba la impresión de no estar en Leningrado, sino en una ciudad desconocida, extranjera. Resultaba extraño pensar que a media hora de camino se encontraba su oficina, la editorial, Natasha pulsando las teclas de su máquina de escribir. 
La realidad de Sofía Petrovna, un puñal de incertidumbres, de modo que crea, primero inconscientemente, una realidad donde sus deseos tenían un hueco. Al adentrarte en estas páginas sientes una cierta desolación por esa mujer que vivía en una realidad absurda, arbitraria, injusta, propia de estados policiales como el que relata.
-Erna Semióvna le ha enseñado al secretario del Partido un trabajo que hice ayer. Ya sabe, ese artículo largo sobre el Ejército Rojo. En un pasaje había escrito <<Ejército Roto>>, en lugar de Ejército Rojo. 
-Pero espere...dijo Sofía Petrovna-, si es sólo un error tipográfico. 
-Me han dicho que me despedirían por mi falta de vigilancia.
Algunos momentos de esta lectura te retrotraen a la maravillosa obra El maestro y Margarita, de Bulgákov, si bien la obra de Lydia Chukóvskaia es el relato de unos hechos reales, sólo que levemente modificados en sus personajes, y la de Bulgákov es una irónica crítica solapada bajo una historia absurda. Precisamente es esa crítica  de lo absurdamente real lo que conecta ambas novelas. Son  parte del legado de vidas acorraladas en un estado policial y, sin embargo, libres de pensamiento; vidas sostenidas en la escritura como denuncia.

Ediciones varias de Sofía Petrovna.

Sofía Petrovna es una obra con tintes autobiográficos, de ahí que esté en nuestra lista de biografías. Lidia Chukóvskaia, la autora, volcó la cruda realidad, mientras la vivía, en estas líneas escritas en secreto durante el invierno de 1939-1940. El manuscrito fue pasando por manos amigas, escondido, hasta que pudo publicarse. La propia autora dejó escrito que "quería escribir un libro sobre una sociedad que ha perdido el juicio; la infeliz y demente Sofía Petrovna no es para nada una heroína lírica; para mí es el prototipo de aquellos que creyeron seriamente en la sensatez y en la justicia de lo que ocurría."


Isabel Rojas Hernández.

  • Lidia Chukóskaia (San Petersburgo, 1907-Moscú, 1996).
Escritora que abarcó muchos campos: poesía, memorias, crítica literaria, edición y novela. Hija del famoso escritor para niños, traductor y crítico Kornéi Chukovski, vivió, desde pequeña, en un ambiente de literatura y su casa era frecuentada por literatos rusos. Publicó su primera obra literaria, una historia corta titulada Leningrado-Odessa, bajo el seudónimo de 'A. Uglov'.

En 1990, la asociación "Escritores en apoyo de los escritores Perestroika" establece el Premio Literario Anual en la Unión Soviética y Lidia Chukóskaia es la primera escritora galardonada con el mismo.

Durante el régimen de Stalin, varios compañeros de la editorial en la que trabajaba, y el propio editor, fueron ejecutados y su marido, un brillante físico, fue posteriormente arrestado bajo una acusación falsa y ejecutado. De hecho, ella también habría sido arrestada de no haber estado lejos de Leningrado. Su apoyo a las personas disidentes del régimen soviético le valió la prohibición de publicar dentro de la URSS. A lo largo de su vida, escribió también poemas de carácter personal, sobre su vida, su marido perdido y la tragedia de su pueblo. 

Lydia Chukovskaya con su hija, años 40.

"En el momento de la muerte de Stalin en 1953, Chuvoskaia se había convertido en una figura respetada dentro de la creación literaria." De lo que no cabe duda es de que era una mujer de talento y gran valentía.

Al hilo de la biografía de Lidia Chukóskaia, recomendamos otra biografía muy interesante de una amiga suya: Ana Ajmátova, poetisa muy importante también, de gran relevancia en la literatura rusa, quien estuvo también vetada por el régimen y cuya obra alude al "terror estalinista".

Biografía.

Retrato de Ana Ajmátova,
por Olga Della Vos Kardosvskaya (1914)

[Fuente -en la que, además, puedes ampliar información-: wikipedia; índice de obras de Lidia Chukóvskaia; las imágenes, así como la información sobre Anna Ajmátova -que yo he resumido-son colaboración de María Elena Soto].

2 comentarios:

Alberto dijo...

El maestro y margarita, me lo pasé muy bien leyéndolo, aunque sabía que era una sátira del régimen soviético, está tan bien escrita. Buscaré esta lectura reseñada, creo que no debemos olvidar estos testimonios. Saludos desde Murcia.

Círculo de Lectura Irène Némirovsky. dijo...

El Maestro y Margarita es maravillosa.
Gracias por leernos, Alberto.
Saludos!

Calidoscopio literario. Calidoscopio de emociones.

Escuchar. Aprender a ver. Encontrar una voz. Escribir. "Aprender graba en nosotros los recuerdos. En la niñez, el aprendizaje ...